February 4, 2019

Please reload

Entradas recientes

LA PAZ INTERIOR

February 4, 2019

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Fascinación, entusiasmo y compasión

September 29, 2017

Cuando escuché por primera vez que, para el Budismo, « la vida es sufrimiento », me sentí al mismo tiempo asombrada y aliviada. Asombrada de que se profiriera sin pelos en la lengua una verdad tan cruda, y aliviada por descubrir que no estaba sola, que no era « anormal » por sufrir. Me sentí mancomunada con el género humano, me sentí formando parte de una condición que, si algo necesitaba era, ante todo, compasión. De ese efecto liberador inmediato nació mi interés por el Budismo. Así me  enteré de que esa frase era la « primera noble verdad », de que había tres más y que la cuarta formulaba la posibilidad del cese del sufimiento. Lo cual significaba no sólo que yo no era anormal por sufrir, sino que el sufrimiento era, al mismo tiempo, inevitable y evitable. 

Me resultó fascinante y entusiasmante.

Estuviera donde estuviera, hiciera lo que hiciera, me sintiera como me sintiera, tenía en mí misma el poder de despertarme. Y eso le daba un sentido a la vida. Cuando hablo de despertar, no me refiero a « iluminación » -un estado permanente de inexistencia del ego que, según parece, logran algunos seres humanos. Me refiero a algo más al alcance de una mayor cantidad de gente, interesada por trascender las trampas que nos propone nuestra sociedad enferma y tóxica, una sociedad que no es más que el producto de las partes más sombrías, no acogidas, de nosotros, los seres humanos.

Cuando hablo de despertar, hablo de proceso, hablo de evolución, hablo de camino. Este es largo, infinito, ocupa la vida entera. Tal vez entiendas entonces cuando empleo palabras como  fascinación y entusiasmo. Imposible aburrirse de ahora en más. Sólo el hecho de contemplar en mí misma los  mecanismos universales que me hacen ir hacia el sufrimiento es una tarea cotidiana y un arte de vivir con autenticidad que le da sentido a cada acto, a cada emoción, a cada pensamiento.  Es un caminar consciente de que nuestra humana condición consiste en tener un ego, que invariablemente nos hará sufrir (es la tercera noble verdad). Tal vez sea conveniente, con todo, recordar que el ego no es lo único que nos define. No soy partidaria, dicho sea de paso, de esa suerte de extremismo espiritual que insiste en que "no somos más que " una partícula divina 

 

y que el ego es una ilusión así como lo es la realidad. Si bien esto puede ser verdad en cierto nivel, no nos sirve para nuestra vida cotidiana. El hecho es que tenemos un ego y que, si lo contemplamos con curiosidad y benevolencia, disminuiremos sus efectos nefastos. 

En este camino podemos andar diez pasos hacia adelante y nueve hacia atrás, pero no es eso lo que importa, claro, sino tan sólo que caminemos.

Este camino no es el camino ilusorio hacia la felicidad que desde siempre nos quieren vender y que consiste en creer que, para conseguirla, debemos buscar el placer y evitar el sufrimiento. Es ilusorio, o peor aún, es una trampa, porque, como dice la primera noble verdad del Budismo, el sufrimiento es inevitable. Podríamos decir también que el placer es inevitable, por ser, como somos, seres sensibles. Lo cual obviamente, no es el problema.

Hay una distinción muy útil que se hace entre sufrimiento y dolor. Este último sería el inevitable, el sufrimiento no lo es, surge únicamente cuando nos resistimos al dolor (segunda noble verdad).

El cese del sufrimiento, no es entonces el cese del dolor. El cese del sufrimiento es el despertar, aunque sea breve, aunque sea momentáneo y fluctuante, consistente en la observación, la constatación, y la aceptación incondicional de esta realidad humana.

El despertar surge cada vez que, al experimentar dolor, logramos no sufrir con esa experiencia.

Cuando logramos contemplarla, aunque sólo sea por un instante, con fascinación, entusiasmo y compasión.

**Si te ha gustado este artículo, puedes inscribirte en la Newsletter para recibir los próximos y también puedes compartirlo en las redes sociales. Pincha aquí para las actividades propuestas en esta web**

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos