February 4, 2019

Please reload

Entradas recientes

LA PAZ INTERIOR

February 4, 2019

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Lo que vivo es lo que « vibro »

May 5, 2018

Ya es un lugar común decir que todo es energía, gracias, fundamentalmente, a  los grandes y asombrosos descubrimientos de la física cuántica que ya tienen varias décadas. Sin embargo, no resulta fácil integrar este conocimiento intelectual en nuestro día a día, pues la realidad que nos muestran nuestros sentidos es totalmente diferente, por no decir opuesta.

Si miramos un trozo de madera de nuestra mesa en el microscopio, veremos mucho más espacio vacío que lleno, mucho más movimiento que  estabilidad. Se trata de algo sumamente móvil que sólo adquiere densidad fija cuando lo observamos con nuestros ojos humanos. Cuando miro y toco una mesa, experimento densidad pero, en cuanto la contemplo en el microscopio, lo que observo es vacío y movimiento.

¿Para qué nos sirve saber esto? En primer lugar, para aceptar que nuestros sentidos nos proporcionan una visión errónea de la realidad en cierta medida, y que lo que existe es también y sobre todo lo que NO vemos, a saber la naturaleza energética de la realidad. Luego, esto podrá tener consecuencias sobre cómo consideramos la vida. En el Budismo se habla de « ignorancia » refiriéndose al estado de inconsciencia de los seres humanos respecto a la naturaleza de la realidad.

Algunos fenómenos, como el de resonancia de una guitarra a otra, que podemos apreciar con nuestros sentidos, desvelan esa naturaleza profuda de la realidad. Cuando se hacen vibrar las cuerdas de una guitarra, las de la otra también vibran, sin que nadie las toque y con la misma frecuencia. Pues bien, lo mismo ocurre con nosotros, con nuestros pensamientos y emociones. Aunque ninguno de nuestros sentidos comunes nos lo muestre, sus vibraciones se expanden por nuestras células hasta el ADN, y alcanzan a nuestro entorno, a los seres que lo habitan y más allá, en ondas sucesivas. 

Todo son  impulsiones electromagnéticas: nuestros pensamientos, nuestras creencias, nuestras emociones. Así es como emano cierta frecuencia con mi persona que corresponde a lo que he experimentado, a cómo me educaron, a quiénes fueron mis padres, donde viví, etc… Todo esto emite ondas, sutiles y delicadas a mi alrededor, que constituye una suerte de « firma vibratoria ». Cada cual tiene la suya propia, porque cada uno de nosotros es único.

Por ello, hay un vínculo entre lo que « vibro » y lo que « vivo. » 

En virtud de las leyes de atracción electromagnética el « Universo » o la « Realidad », que son neutros; me reenvían el mismo tipo de energía que emano, o sea siempre más de lo mismo. De allí que lo que creo, siendo energía, se realiza tarde o temprano. Por ejemplo, si creo que los hombres o las mujeres no son de fiar, enviaré un tipo de energía que me será devuelta tal cual, y acabaré experimentando de verdad lo que creo. Por ello consideraré que « tenía razón » de creerlo, lo cual me impide salir del círculo vicioso. Esto está relacionado con otro de los descubrimientos de la física cuántica en virtud del cual el observador modifica lo observado, lo cual fue experimentado con el movimiento de las partículas. 

Ahora bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de creencias? Las cosas se complican, porque llevamos también dentro de nosotros creencias inconscientes. Si bien puedo intentar poner en cuestión mis creencias conscientes, las otras me son inaccesibles, al menos en primera instancia. De allí que la tan mentada « ley de atracción », que es una realidad científica, no nos sea fácil de manejar. Tenemos, sin embargo una manera de enterarnos de nuestras creencias inconscientes observando lo que ocurre en nuestra vida, pues ésta funciona como un espejo. Si, por ejemplo, por más esfuerzos que hago por llevar a cabo un proyecto, éste no prospera, me conviene examinar qué parte de mí cultiva una creencia o un deseo que desconozco y que se opone así a la realización de mi proyecto.

Allí necesitaremos curiosidad, humildad, benevolencia y humor para examinar qué es lo que nos está bloqueando, y qué emoción o emociones están necesitando ser escuchadas. En este proceso, lo mental o intelectual sirve poco y nada. Como lo digo en todos mis artículos, necesitamos recurrir a prácticas que nos extraigan de nuestros patrones habituales de pensamientos y comportamientos. 

Es fundamental, entonces, ocuparnos de nuestras emociones. Estas son el hilo de Ariadna infalible que nos conduce a nuestra verdad interior. Cada vez que obedecemos a la impulsión de huir de ellas porque nos confrontan con nosotros mismos y con sensaciones desagradables, perdemos una oportunidad de conocernos. Es más, perdemos una oportunidad de sanarnos y abrirnos a la capacidad de Amor que ocupará el lugar dejado vacante por la crispación emocional.

La meditación o estado meditativo y el trabajo emocional van de la mano en el acompañamiento con Psicoterapia contemplativa. Si meditamos para huir de nuestras emociones no hay muchas posibilidades de cambio. La meditación ha de expandirse a la vida cotidiana y consiste en « bajar al cuerpo », para que la mente no nos engañe con su charla incesante. El ejercicio de la meditación sentada o en movimiento tendrá como resultado que haya menos interferencias a la hora de escuchar nuestras emociones. El acompañamiento en este proceso de dejar vivir a las emociones para oir su información, suele ser necesario durante un tiempo al menos, para librarnos de la mente y hacer emerger la Conciencia. Luego, eventualmente, el paciente puede volverse autónomo, ya que se trata a fin de cuentas, también, de una pedagogía. 

¿Qué tiene que ver todo esto con el hecho que mencionaba antes, a saber que creamos nuestras vidas con nuestras vibraciones?

El vínculo resulta clarísimo. Las emociones son vibraciones y, acompañadas de los pensamientos que las generan y a la vez son generados por ellas, seguirán dominando nuestras vidas siempre y cuando no las liberemos, dejándolas circular y disolverse gracias a nuestra Consciencia.

***Si te ha interesado este artículo puedes suscribirte a la Newsletter, para recibir los próximos, y/o compartirlo en las redes sociales. Pincha aquí para las actividades propuestas en esta web ***

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos