February 4, 2019

Please reload

Entradas recientes

LA PAZ INTERIOR

February 4, 2019

1/1
Please reload

Entradas destacadas

¿Cómo hacer para "abrazar" las emociones perturbadoras?

October 3, 2018

¿Por qué, cuando vivimos alguna situación dolorosa, los pensamientos tienden a invadir nuestra mente para contarnos relatos a propósito de lo que nos está sucediendo y convencernos de que son verdaderos?

En torno a cualquier problema que tengamos, ya sea de pareja, o laboral, o en cualquier otro ámbito, solemos alimentar pensamientos paranoicos, meternos en la cabeza de los demás, hacer suposiciones en base a lo que creemos percibir y a nuestras creencias… etc.

Esto ocurre porque la mente (el ego) pretende controlar a la vez la realidad y las emociones desagradables que nos suscita la situación. Los pensamientos tóxicos se generan entonces, debido a la existencia de un nudo emocional al que no queremos enfrentarnos. Generar pensamientos es la manera torpe que tiene la mente de impedirnos sentir la o las emociones vinculadas con esa situación.No sólo no lo logra, por supuesto, sino que, los pensamientos, en vez de tranquilizarnos, generan más y más emociones, que a su vez vuelven a generar pensamientos. Todo esto es una energía aprisionada que  acaba por aposentarse en algún sitio del cuerpo, creando enfermedades. Acabamos sintiendo las emociones, pese a todo, pero en realidad estamos en lucha contra ellas, porque, para peor, a menudo, la parte orgullosa del ego las juzga, no creyéndolas dignas de él. 

Y sin embargo, como siempre, el ego está equivocado. El acoger las emociones es indispensable para sanar nuestras heridas y hacer emerger el Ser.

Por eso, cuando nos sintamos perturbados por algo y nos demos cuenta de que la mente nos está dominando, es conveniente aislarnos en algún lugar tranquilo para acoger la emoción que nuestra mente se empeña en apartar. Es indispensable dejar de lado todo pensamiento (este proceso es más fácil cuando estamos entrenados en la meditación), mientras exploramos las manifestaciones físicas de la emoción y aceptamos quedarnos con las sensaciones que nos provoca en el cuerpo, dejándolas ser, sin anteponer ningún juicio. De eso se trata cuando hablamos de «acoger» o de «abrazar » una emoción en vez de rechazarla, como es nuestro reflejo habitual.

No siempre puede realizarse este proceso en el momento mismo, si la perturbación sucede cuando estamos rodeado(a)s de personas u obligado(a)s a hacer una tarea, por ejemplo. En ese caso, hemos de posponer el momento de hacer esta introspección, absolutamente necesaria, como lo es el lavarnos cotidianamente.

Claro que los escollos no faltan, y son principalmente dos: uno consiste en no poder superar el reflejo condicionado de apartar la emoción. Pero una vez que lo hemos superado, otro escollo puede ser el de dejarse llevar por los pensamientos que surjan en vez de concentrarnos en las sensaciones. Como en la meditación, si esto ocurre, « no pasa nada», nos percatamos de ello y, serenamente, volvemos a las sensaciones. Sin embargo, la existencia de estos escollos hace que, a veces, cuando vivimos situaciones que generan emociones perturbadoras repetitivas, necesitemos ser acompañados por un profesional -un « amigo compasivo », como lo llama la Psicología contemplativa-, que nos ayudará a explorar la calidad energética de la emoción para que ésta se diluya y pueda crecer el espacio de la consciencia. El espacio donde es posible el bienestar; el espacio donde florece el Amor.

***Si te ha interesado este artículo puedes suscribirte a la Newsletter, para recibir los próximos, y/o compartirlo en las redes sociales***

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos