February 4, 2019

Please reload

Entradas recientes

LA PAZ INTERIOR

February 4, 2019

1/1
Please reload

Entradas destacadas

La puerta del cuerpo

June 25, 2019

Acaba de empezar el verano y con él se acerca el esperado descanso que nos aliviará del estrés y en el que podremos reinventarnos, sentirnos más libres, y ser más nosotro(a)s mismo(a)s.

A menudo, durante las vacaciones, estamos más en contacto con nuestro cuerpo y, por consiguiente, con nuestros recursos; nos sentimos más en armonía con quien realmente aspiramos ser…

Por eso, este período previo a las vacaciones resulta siempre tan entusiasmante, ya que pensamos que nos espera una porción de vida más agradable. Y muchas veces es así;

Pero, ¿qué pasará unos días o semanas después del regreso de las vacaciones?

Como bien lo sabemos, para que nuestra vida cambie realmente, tenemos que mirar hacia dentro. Se trata de un principio básico que a veces tendemos a olvidar: un mayor bienestar psíquico y físico no se consigue, en ningún caso, de forma sostenible, ni con la obtención de bienes materiales ni actuando en el exterior . 

Luego de esta toma de consciencia, también ocurre a menudo que empiezo a querer que cosas en mí cambien. Aquí existe una verdadera paradoja, ya que desear cambiar puede implicar que no me acepte tal como soy. Pero sólo a partir de la aceptación de mí mismo(a) es como contactaré realmente con lo que soy,  O sea que para cambiar, tendría en realidad que dejar de querer cambiar. La clave está en observar con benevolencia lo que ocurre dentro de mí, en convertirme en mi mejor amigo(a) y en acogerme tal como soy. Sabiendo que, de todos modos, aquello que quiero ser ya lo soy, profundamente, aunque aún no lo manifieste.

En nuestra Consciencia -y no en nuestro intelecto o mente inferior- están nuestros recursos más poderosos. En cuanto a nuestro inconsciente, en él se encuentran, en parte, nuestras «creencias» más firmemente arraigadas, es decir, nuestras convicciones sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo. Se sabe que allí nacen todos nuestros pensamientos, de los cuales solo el 5% aflora a nuestra mente consciente; el 95% restante se eleva en forma de emociones que a menudo dirigen nustra vida, a menos que las hayamos transformado en Consciencia. Sin embargo, con la única fuerza de nuestro intelecto, no tenemos control duradero ni sobre nuestros pensamientos, ni sobre nuestras emociones.

Moraleja: debemos encontrar una manera de contactar y estimular nuestros recursos que se encuentran en nuestra Consciencia. El cuerpo, desde luego, es la puerta hacia la Consciencia y hacia el Corazón. 

Todo trabajo serio de transformación debe pasar por el cuerpo. La temporada de verano es ideal para abocarse  más seriamente a esta conexión, y para crear nuevos hábitos que podré mantener una vez acabado el verano. Cuando digo « cuerpo », me refiero a la consciencia corporal, a la capacidad de entrar en nosotros mismos, en lo que Eckhart Tolle llama "cuerpo interior" sin dejarnos controlar por nuestros pensamientos; no hablo, desde luego, del cuerpo como identificación con la forma, con la performance o con la estética reinante en la época. Es el "aquí y ahora" que vivimos en Sofrología, o cuando se practican correctamente  la Meditación de Atención Plena, el yoga, el qi gong, el tai chi chuan, o incluso la danza o el movimiento danzado consciente, etc. Cuando  conecto de esta manera con el cuerpo ya estoy en la  Consciencia. He llamado Cuerpo Consciencia Corazón a mi página web, porque la capacidad de amor incondicional del Corazón sólo puede alcanzarse espontánea y sinceramente a través de este tipo de trabajo o práctica realizada con constancia.

Como dijo alguien: «Enséñale a tu mente a callarse de vez en cuando para dejar hablar a tu sentir… Y quién sabe… tal vez así, podrás escuchar a tu Alma.»

**Si te ha gustado este artículo, puedes suscribirte a la página para recibir los próximos directamente en tu mail. También puedes compartirlo en las redes sociales**

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos